Nuestro nombre se trata de un anagrama de arena, una palabra que nos representa y que constituye un guiño a dónde estamos y cómo sentimos el entorno.